Propiedades de la arcilla en la piel

La arcilla es un potente limpiador, por eso se utiliza en cosmética desde tiempos antiguos, para embellecer, para preservar y para curar.

No es extraño encontrar en todas las culturas, desde México hasta la India, emplastos, champús y baños de arcilla. Los egipcios, romanos y griegos ya utilizaban “la tierra blanca” en tratamientos médicos por sus efectos antisépticos y antibióticos.

Existen distintos tipos de arcillas: blanca, roja, amarilla, verde y ¡hasta rosa! Todas ellas con propiedades desintoxicantes, antibacterianas, cicatrizantes, antiinflamatorias, astringentes, purificadoras…

Las arcillas ayudan a dejar la piel suave y lisa, combaten las manchas y ayudan en la regeneración celular de los tejidos.

La arcilla estimula la circulación y por eso su uso en jabones es muy indicado. Esto ayuda a eliminar toxinas con lo que  favorece la atenuación de la dichosa celulitis.

Además, si dejas secar tu jabón de arcilla a modo de mascarilla, absorbe la grasa y las impurezas de la piel. En cuanto esté seca, retírala con agua, en ese momento es cuando deja de actuar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s