Secretos de la piel: la piel seca

La piel seca es áspera al tacto y su condición mejora con la aplicación de agentes emolientes o hidratantes. Sin embargo su contenido acuoso no es menor que el de una piel normal, la diferencia está en que para tener el aspecto de una piel normal, la piel seca necesita un mayor contenido de agua y una mayor cobertura grasa. La piel seca suele generalizarse con la edad, siendo casi todas las pieles maduras bastante secas.

¿Qué problemas tiene la piel seca?

Los principales problemas de este tipo de pieles son la descamación y las grietas. Las capas superficiales de la piel están compuestas por células muertas que, en una piel normal, se van desprendiendo en escamas una a una de manera invisible. En la piel seca, estas escamas mantienen su estructura y se forman agregados de escamas, desprendiendose en grupos. Además, la pérdida de humedad provoca un enrollamiento por los bordes de estas escamas, dando así a la piel un tacto áspero y un aspecto mate y apagado.

El viento y el frio disminuyen la producción de sebo, por lo que la piel expuesta a estos factores pierde más agua de lo normal. Esto también sucede con el uso excesivo de detergentes y disolventes grasos. Así, pueden aparecer síntomas de piel seca en pieles normales, o agravarse los síntomas de las pieles ya secas de por sí. Si esta pérdida de agua es muy grande puede poner en peligro las células de las capas vivas de la piel. Así, se comienza con una irritación y un enrojecimiento de la piel, para acabar, sin el tratamiento adecuado, con surcos y grietas en las partes más finas de la piel (como los labios) o más expuestas (como las orejas o los dedos). Si el agrietamiento penetra hasta las capas vivas se vuelve muy doloroso y puede llegar a sangrar.

¿Qué cuidados debe tener una piel seca?

Las lineas de actuación en el tratamiento de una piel seca son dos:

– Recubrir la piel con una grasa o película cérea u oleosa, para suplementar la acción acuoprotectora del sebo.

– Reemplazar la pérdida de humedad mediante la acción hidratante de un agente humectante.

Así, para las pieles secas son recomendables las cremas de alto contenido oleoso, o tratamientos oleosos continuados (aceites de baño, por ejemplo). También las cremas con agentes humectantes o con otras sustancias que sin ser éste su efecto principal también actuan como tales (como el colágeno, la elastina, la vitamina E, etc). También, debido a su menor contenido graso, las pieles secas tienen una menor protección del “manto ácido” de la piel, por lo que es importante equilibrar el pH y evitar el uso de jabones demasiado alcalinos y baños espumosos demasiado detergentes.

¿Que te ofrece Bellamoza para la piel seca?

En Bellamoza tenemos leche limpiadora y tónico facial con extracto de manzanilla, para limpiar la piel sin el uso de jabones que desequilibren el pH. También tenemos una crema hidratante apta para todo tipo de pieles y una crema nutritiva para pieles secas con aceites de gérmen de trigo, jojoba y zanahoria y vitamina E. Para el cuerpo, te ofrecemos nuestra crema corporal y crema de manos, muy hidratantes y suavizantes que evitan la desecación y la aparición de grietas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s